María Bonilla

Traducción y servicios lingüísticos

Revisión de textos

Cuatro ojos ven más que dos

 

Un traductor maneja al día tal volumen de palabras que a veces es inevitable tener algún despiste. La traducción es una actividad humana y como tal no está exenta de error.

Los fallos pueden ser difíciles de reconocer cuando se lleva demasiado tiempo trabajando en un texto. Para conseguir un trabajo de calidad, hay que contar con una buena revisión por parte de otro profesional que sepa localizarlos rápidamente.

Como revisora, mi prioridad es identificar los errores que pueda haber y hacer las correcciones pertinentes para que el texto traducido mantenga el sentido del original y sea coherente y correcto en todos los sentidos.